Cómo limpiar una cocina de gas

cómo limpiar una cocina de gas

Cómo limpiar una cocina de gas

Aunque las tradicionales cocinas de gas son difíciles de ver en casa por la aparición de la vitrocerámica, todavía hay muchos fanáticos de este tipo de cocina, porque dicen que el sabor de los platos elaborados con ella es diferente. Para las cocinas profesionales, el gas sigue siendo una buena ayuda para los chefs. Podemos encontrar cocinas de gas natural, cocinas de butano, viviendas que cuentan con un tanque de propano a granel para el uso doméstico del hogar, etc. Hay muchas opciones en el mercado, pero en el artículo de hoy nos centraremos en cómo limpiar una cocina a gas.

Ahora bien, limpiar una cocina de gas requiere más dedicación y esmero, pero hay algunas técnicas que pueden beneficiarnos en cuanto a reducir la suciedad. ¿Quieres saber cómo proceder paso a paso?

Limpieza de una cocina de gas

En primer lugar, debemos asegurarnos de que la cocina no esté encendida y, por supuesto, que el gas esté apagado. Una vez confirmados estos puntos, podemos empezar a limpiar la cocina de gas.

Limpiar quemadores y rejillas

Los quemadores y las rejillas deben estar fríos para que puedan retirarse fácilmente de la cocina. La limpieza frecuente de la cocina es fundamental para evitar que se bloquee, ya que puede resultar peligrosa y dañar nuestro equipo.

Después de llenar el fregadero con agua y detergente, póngalos todos en el mismo. Con un cepillo o un limpiador de aluminio, limpiarlos a fondo hasta que desaparezca la suciedad y los restos.

Si el quemador y la parrilla están muy sucios, sumérjalos en una olla con agua caliente y vinagre y luego límpialos con un estropajo nuevamente. La proporción debe ser de una parte de vinagre por cada tres partes de agua.

Para situaciones extremas donde la suciedad no parece querer salir de la cocina, existe un truco infalible: poner cada quemador y grill en una bolsa con cierre para congelar la comida, llenar la bolsa con amoniaco, cerrar herméticamente y dejar actuar por un tiempo aproximado de 12 horas. Es crucial mantener la bolsa fuera del alcance de los más pequeños de la casa. Y pasado este tiempo, sácalos del interior (en un lugar bien ventilado y con mucho cuidado), enjuaga con agua tibia y unas gotas de jabón. Verás lo impecables que quedan.

Utiliza tantas bolsas como necesites y búscalas del tamaño adecuado en el mercado para que la rejilla se ajuste sin problemas.

limpiar cocina

Limpieza de la base de la cocina

Para el fondo de la cocina, prepare una mezcla de agua y jabón líquido. Use una esponja para eliminar la suciedad en la mayor parte de la superficie. Si la superficie está sucia, tiene mucha grasa o residuos secos, agregue vinagre a la mezcla, déjela actuar unos minutos y luego límpiela con un paño húmedo.

Si la suciedad persiste, intente limpiar con un limpiador de aluminio, pero solo en la zona más sucia, para no dañar el acero de la cocina. También puede comprar un desengrasante y usarlo de acuerdo con las indicaciones del fabricante.

Este paso debe realizarse sin los quemadores y las rejillas. Puedes poner todo en su lugar una vez que todo esté seco.

Cuando haya se logrado eliminar toda la suciedad, utiliza papel de cocina para dar una última pasada, retira el sobrante de producto y deja la cocina reluciente.

Cómo ensuciar menos en una cocina de gas

Si hay algo que puede hacer que la limpieza sea más rápida y sencilla es hacer que las cocinas de gas estén menos sucias. Pero en este tipo de cocina es un poco complicado, debido a la llama, es difícil quitar el residuo que cae o recoger rápidamente el líquido cuando se desborda.

Por lo tanto, si es posible, trata de limpiar lo que se caiga y ten cuidado de no quemarse. Incluso puedes bajar el fuego por un tiempo para reducir la llama.

Cubre las ollas y sartenes con tapas para evitar salpicaduras al máximo.

Uno de los trucos más conocidos y casi infalibles es revestir el fondo de la cocina con papel de aluminio, dejando espacio para la salida de gas, donde colocaremos los quemadores y las parrillas como de costumbre.

De esta forma, cualquier cosa que salte o caiga se quedará en el papel y no manchará la cocina. Una vez que hayas terminado tu preparación y la cocina esté fría, retirala. En este caso, solo se necesita limpiar la cocina de gas con un paño y limpiar la rejilla y el quemador (si se ensucian).

El secreto del éxito de Grupo Fergo es brindar un servicio de la más alta calidad y atención personalizada, el objetivo es construir un vínculo de confianza que perdurará mientras nuestro servicio lo requiera. Nos gusta cuidar a nuestros clientes, por ello, facilitamos un presupuesto sin ningún compromiso y enviamos a nuestros mejores expertos para ello.

No Comments

Publica un Comentario